La mies es mucha y los obreros pocos

Harold Cortés nos hace un invitación para seguir las pisadas de Jesús, aquél hombre-Dios que dispuso su vida para predicar el evangelio del reino a las multitudes que estaban dispersas y desamparadas como ovejas sin pastor. Basado en Mateo 9:34-38, se nos anima a ser diligentes en la obra y rogar al Señor de la mies que envíe obreros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s