Viviendo en la plenitud del Hijo de Dios

“Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria”.

Colosenses 3.1-4.

Este texto es muy teológico, hay verdades y tesoros escondidos aquí que se deben descubrir en oración. El texto habla de al menos tres misterios que no cualquier persona podría entender, porque es necesaria una comunión con Cristo para comprenderlo.

  1. Versículo 1: “hemos resucitado con Cristo”.
  2. Versículo 3: “nuestra vida está escondida con Cristo en Dios”.
  3. Versículo 4: “seremos manifestados con él en gloria”.

En esta segunda parte de la serie: ¿es Cristo suficiente para ti?, Harold Cortés explica cómo el cristiano puede cultivar una vida espiritual fuerte, mediante el conocimiento de su Señor.

Nuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Este es nuestro tesoro, nuestra perla preciosa. No malgastes tu tiempo buscando las cosas de la tierra: qué habrás de comer, o qué habrás de beber, o qué habrás de vestir. Cuál será el próximo vehículo que compraré. Quién será mi novio o novia, con quién me casaré, qué estudiaré, en qué trabajaré. Todo esto el Señor lo conoce y tiene cuidado de nosotros.