Vida devocional en la agitada vida moderna

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”, Romanos 12.1-2.

¿Cómo tener una vida devocional que glorifique a Dios día a día? Lo primero es que Pablo nos invita a que, por las misericordias de nuestro Padre, cada día nos presentemos ante él como sacrificio vivo.

Esto puede llevarse a cabo en las pequeñas cosas y actividades cotidianas. Una vida devocional es un estilo de vida, un hábito, y se cultiva poco a poco mediante una vida de santidad.

Pero el apóstol también nos da una clave: la vida devocional que agrada a Dios empieza por una transformación de nuestro entendimiento. Esta palabra es asombrosa, significa en el griego metamorfosis. La transformación empieza desde nuestro corazón y se extiende a nuestro exterior.

“Una vida de devoción es aquella que está recordando ante el Señor las bendiciones y compasiones en nuestras vidas”.

Conéctate con Mi semana con Dios todos los lunes a las 8:00 a.m. por nuestro Facebook Live.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s