Dando gracias a Dios

Por Diana Rendón

Durante este tiempo de pandemia y adversidades, falta de empleo, enfermedad, así como sentimientos de soledad, entre otras, solemos presentar demasiadas peticiones ante el Señor. Y no está mal, pero tal vez no le damos tanta prioridad al dar gracias en medio de todo.

El Señor ama recibir sacrificios y alabanzas de agradecimiento. Cuando el pueblo de Israel se encontraba durante una gran época de corrupción y de malas costumbres que no agradaban al Señor, el profeta Amos le anunció al pueblo que debía ofrecer «sacrificios de gratitud a Dios».   

No era un tiempo fácil para Israel y sé muy  bien que ahora no es un tiempo fácil para ninguno de nosotros. El apóstol Pablo nos enseñó diciendo en Filipenses 4:6-7: “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús”. 

Las situaciones difíciles son parte de la vida de todo ser humano, pero lo que marca la diferencia en medio de ellas es nuestra actitud, una actitud de agradecimiento al Señor porque Él siempre está con nosotros, su presencia nos llena de gozo en medio de la tristeza, sus promesas nos llenan de paz en medio del temor, sus brazos nos cubren en medio de la soledad.


Contar con su presencia y su bondad debería ser suficiente. Dios nunca te abandonará, jamás te dejará pasar el desierto solo o sola, Él saciará con su infinito amor en medio de tanta sequía. 


Cuando Pablo hablaba de agradecer en todo, no solo lo expresó en palabras, también lo demostró con hechos. Cuando él estuvo en prisión, ¿que fue lo primero que hizo este hombre? ¡Alabo a Dios en medio del encierro y de las circunstancias!  Por ello Tesalonicenses 5: 16-18 dice: “Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús”. Es muy enfático al decir, en «toda situación».   

No sé hoy por qué situación estés pasando estas semanas, tal vez una persona que amas está muy enferma o puede ser que te hayas quedado sin ingresos firmes para sostener a tu familia,  puede ser que el banco y los créditos te están sofocando, sin embargo, Dios sigue contigo, Él jamás te dejará. La fortaleza que sientes en medio de la adversidad es Su presencia que camina contigo.

Hoy te invito a darle gracias a Él por todo, recordemos que su promesa es que todas las cosas nos ayudan para bien a los que somos sus hijos e hijas.  Dios es bueno y en medio de tanta maldad y dolencias, su obra y voluntad son perfectas y sus pensamientos son de bien y no de mal, ofrezcamos hoy ante el Señor sacrificios y cánticos de gratitud, como dijo Jonás “yo, en cambio, te ofreceré sacrificios y cánticos de gratitud. Cumpliré las promesas que te hice. ¡La salvación viene del Señor! Amén.

Cerremos con esta hermosa alabanza de agradecimiento de Hillsong interpretada por Alex Campos “Gracias”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s