Tus necesidades no son un secreto para Dios

Reproduce esta prédica del 26 de enero de 2020

Todos los seres humanos hemos experimentado ansiedad interior, intranquilidad. Esto es parte de nuestra humanidad, pero por estos afanes de la vida, dejamos que nuestro corazón se llene de inquietudes y preocupaciones.

El problema es que, a veces, esto nos lleva a que nuestro corazón se inquiete y nos empezamos a preocupar más por las cosas concernientes al mundo que en los propósitos de Dios y su voluntad.

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

Jesús, Mateo 6. 25

Confiemos en Dios, el tiene el control de nuestras vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s